Alternativas al capitalismo

Espacio web del colectivo Crisis Cantabria

Organicémonos

Grupos de trabajo:

Legal.

4 comentarios to “Organicémonos”

  1. Hugo said

    Hola!

    Hola, soy formalmente socio de La Libre y estuve ayer en la charla de Carlos Taibo. Ahí me enteré de esta página web.
    Me parece muy interesante lo que leo, sobre todo, el apartado “alternativas”. Ya conocía algunos de los enlaces; pero la recopilación de conjunto es buenísima.
    De todos modos, no sé si aún se mantiene vuestra exploración por las alternativas al sistema en un reducto muy minoritario y con dificultades para tender puentes con el grueso de la población. Por ejemplo, me parece que, hoy en día, no estamos aún preparados para hacerle una huelga a los bancos: yo, personalmente, no participaría: dejar de usar el banco supondría dejar de percibir mi sueldo (me lo ingresan ahí directamente) y dejar de pagar el alquiler (tengo domiciliado el pago), entre otros inconvenientes, el menor de los cuales es tener tu propio sueldo en casa: uno no se siente del todo seguro metiendo una cantidad de dinero que no es grande pero tampoco pequeña debajo del colchón.
    De todos modos, es cierto que vengo apreciando desde hace tiempo lo bueno que tiene esta crisis en tanto en cuanto hace que me pare a reflexionar acerca de los gastos que realmente no necesito hacer y los caprichos de los que puedo prescindir. Creo que enseña a vivir de una manera más sencilla y más libre. Ahí, creo que tenéis mucho que aportar.
    Me parece que, para que iniciativas como esta no se queden en una bonita anécdota es necesario no sólo pretender “llegar a la gente”; sino integrarse también activamente en movimientos sociales que aborden aspectos concretos de las preocupaciones cotidianas de la gente. Me refiero a campañas o plataformas de protesta contra tales o cuales actuaciones de los poderes públicos, caso de la plataforma contra las térmicas de Torrelavega. Es decir, por una parte, es útil el estudio y divulgación, tanto de los mecanismos opresivos del sistema, como de las alternativas posibles; pero, por otro lado, es necesario participar activamente en la lucha del día a día respecto de problemas concretos. Todo ello, sin dejar de reconocer y tener siempre en cuenta, en nuestros análisis y actuaciones, un par de cosas que se dijeron durante la charla de Taibo y con las que estoy plenamente de acuerdo:
    La primera la subrayó el propio conferenciante: nosotros mismos formamos parte del sistema.
    La segunda fue una aportación de Miguel, que me pareció muy lúcida: el sistema tiene su lado seductor; y nosotros no podemos ofrecer como única alternativa el simple ascetismo. Nuestro camino, los pasos que demos, sólo puede ir de la mano de pequeños placeres que los acompañen. Si no, nada tiene sentido, ni se va a avanzar hacia ningún lado.
    No sé si estais trabajando la cuestión de medios de comunicación. He visto, en el apartado “alternativas”, una sección dedicada a ellos. Por deformación profesional (soy profesor de lengua y literatura) es lo que más me ha interesado. Ignoro si podría ayudar en algo relacionado con ese aspecto (pues, la verdad, no domino mucho las otras cuestiones, ni entiendo de economía y finanzas más que ciertas ideas generales): de ser así, recibiré con placer cualquier indicación al respecto.
    De todos modos, siento curiosidad por saber cómo funciona el grupo que se reúne periódicamente en La Libre. No aseguro que pueda ni me apetezca participar, pero si pudiérais informarme de cómo está organizado y cómo funciona, así como de si todavía es más un proyecto que una realidad a pleno rendimiento, os lo agradecería.
    La verdad es que he tenido experiencias diversas con grupos parecidos en un pasado ya remoto, y sólo quisiera formar parte de algo que no me hiciera perder mucho tiempo y me exigiera realizar aportaciones concretas, susceptibles de ser realizadas por mí, y, en todo caso, no sentirme forzado ni adoctrinado, ni integrante de una secta, no sé si me entendéis. He pasado por experiencias (no vinculadas a ninguno de vosotros, desde luego) de sectarismo, dogmatismo, culto a la personalidad, cierto grado de mesianismo y de búsqueda del martirio, propios todos ellos de la izquierda tradicional en los que no quiero incidir. Mi vocación por la justicia social no puede ni debe hacerse incompatible con mi pasión por una vida más libre y plena en la que el ejercicio de las artes y el pensamiento, la armonía entre lo racional y lo pasional, lo vital e impulsivo junto con el mundo de las ideas formen ya parte, tímidamente, de las vivencias cotidianas como promesa de lo que debería esperar en el horizonte utópico hacia el que merece la pena caminar, aunque nunca lo alcancemos. Tal vez, por ello, eche de menos un apartado (en vuestra página) en la que se recojan las verbalizaciones de la utopía que, a lo largo de la Historia, se han ido produciendo, integrando, así, toda una sección dedicada al uso de la imaginación como trampolín tanto hacia la utopía como hacia la verdadera comunicación con nuestro propio interior; pues, sin ese puente hacia adentro, todo puente hacia afuera carece, a mi entender, de solidez.
    Bueno, no quiero enrollarme más. No sé si ha quedado algo claro (quizá yo mismo no tenga las ideas muy claras) o si hace falta que hablemos más largo y tendido. Este mail sólo pretende ser una aproximación tímida y cautelosa por parte de alguien que no sabe hasta qué punto encajará en un grupo, por otro lado, tan aparentemente fresco y vital como el vuestro.
    Salud,

    Hugo

    • una afín al Colectivo Crisis Cantabria said

      Hola Hugo,
      anímate a venir a alguna reunión. Como explicamos en la charla y en el díptico, somos un grupo de lo más variopinto que se nutre precisamente de eso, de la diversidad. En cuanto a la vinculación con movimientos sociales, decirte que casi todas estamos metidas en luchas o proyectos sociales y que eso alimenta también el conocimiento del grupo, que poco a poco pretende ser un grupo de afinidad creciente que actúe como nodo de iniciativas. Y digo ‘afinidad’, no gregarismo.
      Nacimos pa’ semilla, apúntate. Te recuerdo que el miércoles 22, proyectamos unos vídeos sobre el funcionamiento del sistema financiero y, claro, la proyección es un excusa para charlar sobre muchas otras cosas.
      En cuanto a tu problema con los cobros y domiciliaciones, es precisamente eso lo que ‘investigamos’: no tanto cómo funciona el sistema, aunque también, sino si hay alternativas de ‘banca ética’ o cuáles son las que rechinan menos y contribuyen al desarrollo de los movimientos sociales y proyectos creativos. Estamos en ello.
      En la charla décidiremos la fecha de la próxima reu y la publicaremos aquí.
      A por el cambio que queremos!!!

  2. Hugo said

    Hola, ya veo que no se usa mucho este espacio, porque nadie contesta nada. Interesante el apartado de la banca ética. Puede ser una alternativa, sin duda. Ya he recibido aviso de que habrá acto en la libre el miércoles. Puede ser muy interesante. Iré para allá, si no surge ningún imprevisto.
    El día de Carlos Taibo se planteó, afortunadamente sólo por una persona, un falso debate entre activismo alternativo y revolución. Creo que, puesto que nadie entró al trapo, todos estamos de acuerdo en que la revolución no es una palabra mágica ni un hecho que consista sólo en tomar el poder ni en una rebelión popular convocada por mero esfuerzo de la voluntad. Rebeliones populares hay todos los días: la mayoría, para pedir cadena perpetua o pena de muerte para terroristas y pederastas. Sin embargo, creo que podemos estar de acuerdo en que eso no es lo mismo que una revolución.
    Por resumir y simplificar, en cambio, podemos acordar también, me parece, que, en la Unión Soviética, en China, en Cuba, en Yugoslavia tomaron el poder pero pretendieron que “el hombre viejo” alumbrara, de manera natural, al “hombre nuevo”…con la mentalidad y los hábitos de quien había nacido, crecido, y se había educado en el capitalismo. No podemos ponernos a hacer, de repente, lo contrario de aquello para lo que nos hemos entrenado todos los días.
    Buscar espacios alternativos, en el día a día de nuestros barrios y ciudades, sin aislarnos en comuna, desarrollando experiencias de trueque y cooperación social, nos entrena para el otro mundo posible que deseamos, y, además, constituye un buen ejemplo que otros acabarán siguiendo y que, precisamente por eso, acabará poniendo en crisis el viejo modelo de organización social. Eso es, en viejos términos marxistas, agudizar las contradicciones del sistema, y, por eso mismo, hacer la revolución.
    Así que sólo queda saludar la lucidez de quienes se ponen a la faena de la manera en que lo hace el colectivo “crisis” de Cantabria. Yo me sumaré en la medida de mis posibilidades. Algo se mueve: no podía ser menos. Entre todas las iniciativas que se activan por todos lados (partidos, grupos ecologistas, centros sociales, colectivos como “crisis”…) acabarán produciéndose las necesarias sinergias que cambien el mundo. Porque, es eso o la extinción. Y los seres humanos aún no estamos preparados para aceptar la extinción.
    Un abrazo,
    Hugo.

  3. Hugo said

    Hola!

    No leo otros comentarios, a lo mejor se debe a que yo soy un inmigrante digital y vosotros sois nativos digitales. Formais un grupo estupendo y maravillosamente joven (bueno, salvo algunos a los que ya tengo fichados de viejas batallitas).
    El próximo día 4 no podré estar (no dije nada para no condicionar el calendario: a fin de cuentas, yo sólo apareceré cuando pueda, porque tengo muchas actividades entre manos, y no me dan el tiempo ni las fuerzas); pero ya me contaréis.
    Respecto de la huelga bancaria, en lo personal, no la voy a hacer porque creo que tengo más que perder que lo que puedo ganar (pero no entremos en temas personales). Vista como acto político, me parece un calentón que no va a dar mucho de sí. Puede que incluso el “block out” informativo de los mass media os prive incluso del efecto testimonial.
    Pienso que no se puede pensar en prescindir de los bancos mientras sigan siendo necesarios. La gente no creo que sea tan tonta, y es posible que no entienda el detalle del mecanismo por el cual los bancos son cada vez más ricos y ellos son cada vez más pobres; pero se dan cuenta de que algo raro pasa: si siguen recurriendo al banco es porque lo necesitan para cobrar el sueldo, el paro, la pensión, y para pagar el alquiler, la luz, la hipoteca…porque les ha costado mucho esfuerzo tener lo poco que tienen (básicamente, deudas) y no quieren perder, ni eso, ni la esperanza de que, mal que bien, la vida pueda seguir, y puedan tener hijos y hacer lo posible porque sus hijos sean más felices de lo que ellos fueron. Ilusorio, quizá; pero el aspecto psicológico (individual y social) es, a fin de cuentas, un arma poderosísima en manos del sistema, que, de hecho, lo sostiene, como ya explicaron Reich y Marcuse, entre otros: lo podemos llamar alienación o como queramos; es el factor de la superestructura ideológica, que hubiera dicho Marx.
    Y, empleando términos marxistas, éste es el aspecto de las condiciones subjetivas de la huelga bancaria. Luego está, como decía, el objetivo: si no hemos desarrollado ni de manera incipiente experiencias reales de recuperación de soberanía en los barrios (desde los ejemplos de quienes reclaman las calles en el Reino Unido hasta los, más llamativos y eficaces; pero aún insignificantes, de los obreros argentinos que ocupan fábricas); si no hemos conseguido aún establecer mínimas redes un poco extensas de trueque y otros sistemas de cooperación social, seguimos dependiendo, creo yo, de los bancos, del dinero, de la deuda. Por lo tanto, no se dan las condiciones objetivas para el éxito de la huelga: es la sensación que tengo, que es sólo una sensación, porque no conozco todos los datos del problema, ni tengo capacidad para calcularlos.
    Otro aspecto discutible es que sea, según tengo entendido, una huelga indefinida: esto me recuerda a esas huelgas de hambre indefinidas que sólo pueden acabar, o con la rendición del huelguista, o con la victoria del Estado (si la protesta es contra el Estado). Dadas las condiciones de soberanía relativa lo suficientemente desarrollada y extendida (en aspectos de consumo y de financiación del mismo, en la línea del decrecimiento, claro)quizá pudiera bastar con un sólo día de huelga secundada por el 20% de los usuarios bancarios para que el sistema se viniera abajo. O para que el Estado lo tuviera que apuntalar con un corralito a la argentina; lo que ya abriría la puerta a otro problema: algo se movería.
    Temo, sin embargo, que, esta vez, nada se va a mover. No obstante, aguardo con curiosidad, no sólo al día de la huelga; sino al día después, cuando se produzcan las valoraciones (que espero sean lo más objetivas y realistas posibles) y se extraigan conclusiones (claro que, si no hay día después de la huelga, por ser esta indefinida, no sé cuándo se van a hacer las valoraciones…ni en qué parámetros se basarán).
    De todos modos, hablo desde la ignorancia, porque, ciertamente, desconozco el detalle de las características concretas que va a tener la huelga, en qué acciones va a consistir realmente (¿sacar todo el dinero que uno tiene en su cuenta?; ¿sabotear las oficinas bancarias provocando el desencadenamiento sin fin de una serie interminable de papeleos sin sentido mediante una acción coordinada de órdenes y contraórdenes por parte de los clientes?…), o si es de verdad indefinida. Tampoco sé qué objetivos se propone alcanzar ni en qué período de tiempo. Voy a tratar de encontrar información en el blog de Durán porque el otro día estuve ahí pero no tenía tiempo para leer con detenimiento y no me quedó nada claro.
    En fin, muy interesante el acto de hoy, muy curradito el informe de Roberto, gracias por la buena acogida, y espero poder ir de vez en cuando y ser útil en algo. Ánimo y adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: